La importancia de la actividad física en niños y adolescentes

Practicar ejercicio es una de las acciones que más benefician a la salud de una persona a lo largo de su existencia. No sólo ayuda a que el organismo tenga un mejor y correcto funcionamiento, sino que también es lo que permite lograr un estado mental saludable. Además, es uno de los métodos preventivos más eficientes contra muchas enfermedades, incluyendo el síndrome metabólico, que comprende varios factores de riesgo para desarrollar una enfermedad cardiovascular, entre los que figuran la obesidad abdominal, diabetes de tipo II, hipertensión o en casos graves, infartos y derrames cerebrales. Sin embargo, en las últimas décadas la actividad física se ha visto desplazada por un mayor sedentarismo conforme la vida moderna exige que las personas pasen cada vez más horas del día dedicadas al estudio o al trabajo, sumado a un desarrollo tecnológico en constante aumento. Todo esto lleva a un sedentarismo tal alto que ya empieza a considerarse como un peligro para la salud de los seres humanos. Preocupados por cómo el sedentarismo empieza a impactar en el ritmo de la población infantil y juvenil, el Comité Olímpico Internacional, en conjunto con otras instituciones como la Organización Mundial de la Salud, reunió a un grupo de expertos en enero de 2011 para discutir el papel y la importancia del deporte en la salud, aptitud y estado mental de los jóvenes; para evaluar la evidencia científica; y así establecer una serie de bases para la toma de decisiones.

El objetivo de la investigación del Centro de Salud y Rendimiento de la Universidad de Guelph fue identificar las soluciones potenciales propuestas por el Comité Olímpico Internacional, comparándolas con las colaboraciones entre algunos gobiernos así como sus programas de promoción al deporte en niños y adolescentes, y revisar las lagunas existentes es decir, es decir, conocer por qué los niños y adolescentes no están practicando deportes, a pesar de los esfuerzos gubernamentales. De acuerdo con el estudio Declaración de consenso del Comité Olímpico Internacional sobre la salud y la aptitud de los jóvenes a través de la actividad física y el deporte (1), realizado por un grupo de especialistas del Centro de Salud y Rendimiento de la Universidad de Guelph, en Canadá, y liderado por la Dra. Margo Mountjoy, se estima que actualmente las características del síndrome metabólico están afectando a entre un 3% y un 14% de los jóvenes a nivel global, lo que favorece el aumento de la obesidad en niños y jóvenes. “ Los estudios observacionales han encontrado que en la población infantil y juvenil existe una estrecha relación entre sobrepeso, obesidad y bajos niveles de actividad física, combinación ideal para que el síndrome metabólico se manifieste. Un fenómeno alarmante, si consideramos que hasta hace poco el síndrome metabólico era un padecimiento exclusivo de los adultos”, considera la Dra. Mountjoy, quien participará en la Serie Científica Latinoamericana 2014, a realizarse en septiembre en Buenos Aires, Argentina. Por ejemplo, dado el alto índice de sobrepeso y obesidad en niños y jóvenes, se pudo concluir que las intervenciones de promoción del deporte en esta población son fundamentales para detener esta prevalencia que parece ir en alza. Pero no basta con campañas de fomento a la actividad física. Estudios realizados por el cuerpo científico del COI sugieren que las campañas deben ser más específicas en cuanto a la difusión deportiva, por ejemplo, informar a los padres sobre el efecto benéfico de una prolongada actividad física en los niveles de lípidos en sangre de personas jóvenes.

La idea sería establecer estrategias publicitarias que puntualicen que niños y jóvenes deberían practicar un mínimo de 40 minutos de actividad física al día, cinco días a la semana y con una duración de, por lo menos, cuatro meses para lograr una mejoría considerable en sus niveles de lípidos y lipoproteínas. De esa forma, dicen los expertos, podrán apreciarse resultados visibles no sólo en la complexión física (aspecto que inevitablemente interviene en el desarrollo de la autoestima, sobre todo en adolescentes), sino que además asegurarán un crecimiento sano, serán menos propensos a padecer enfermedades crónicas al llegar a la edad adulta, y podría verse una mejoría generalizada en un rendimiento académico promedio.

Fuente: (1) International Olympic Committee consensus statement on the health and fitness of young people through physical activity and sport: Margo Mountjoy, Lars Bo Andersen, Neil Armstrong, Stuart Biddle, 
Colin Boreham, Hans-Peter Brandl Bedenbeck, Ulf Ekelund, Lars Engebretsen, Ken Hardman, Andrew Hills, Sonja Kahlmeier, Susi Kriemler, Estelle Lambert, Arne Ljungqvist, Victor Matsudo, Heather McKay, Lyle Micheli, Russell Pate, Chris Riddoch, Patrick Schamasch, Carl Johan Sundberg, Grant Tomkinson, Esther van Sluijs, Willem van Mechelen. (2) World Health Organization. Global Status Report on Noncommunicable Diseases 2010. Description of the Global Burden of NCDs, Their Risk Factors and Determinants. Geneva: World Health Organization, 2011.