La regulación central del consumo de alimentos y el peso corporal

Jueves 05 de Septiembre 12:30 pm

 

Dr. Stephen C. Benoit

Ver perfil >>

Dr. Stephen C. Benoit

El Dr. Stephen C. Benoit es profesor asociado en el departamento de Psiquiatría y Neurociencias del Comportamiento en la Universidad de Cincinnati.

El tienen una licenciatura en psicología de la Texas Christian University, Ft. Worth, TX y una Maestría y Doctorado también en psicología de la Universidad de Purdue en  Lafayette, IN.

Ha recibido muchos premios y reconocimientos y tiene infinidad de publicaciones científicas.

Cuenta con una amplia formación y experiencia en la neurociencia del aprendizaje y la obesidad. Su laboratorio se ha centrado en los efectos metabólicos y cognitivos de la obesidad y también de lo que sucede después de la cirugía bariátrica.

Sus intereses de investigación se centran en los controles neurobiológicos sobre el comportamiento con énfasis en la ingesta de alimentos y el aprendizaje. Parte de este trabajo se ha centrado en los efectos moleculares, fisiológicos y de comportamiento de neuropéptidos hipotalámicos que influyen en la homeostasis de energía y cómo estos neurotransmisores son modificados por señales que están en proporción a la cantidad de grasa en el cuerpo (por ejemplo, las hormonas  leptina e insulina). Otros de sus estudios se han centrado en el papel del aprendizaje en el control de la conducta ingestiva.

Sus objetivos de investigación a largo plazo son determinar qué procesos específicos de aprendizaje son fundamentales para el mantenimiento del equilibrio de energía, así como la forma en que el desbalance energético  (por ejemplo, la obesidad) influye en la neurobiología del aprendizaje.

Galería de imágenes

La regulación central del consumo de alimentos y el peso corporal - Dr. Stephen Benoit

La regulación central del consumo de alimentos y el peso corporal - Dr. Stephen Benoit

La regulación central del consumo de alimentos y el peso corporal - Dr. Stephen Benoit

Conclusiones

“La regulación central del consumo de alimentos y el peso corporal”,
Dr. Stephen Benoit, profesor asociado en el departamento de Psiquiatría y Neurociencias del Comportamiento, así como del Centro de la Estudio para la Obesidad en la Universidad de Cincinnati.

El Dr. Benoit afirma que “el aprendizaje de la alimentación permite crear conciencia sobre nuestros hábitos alimenticios”. Si logramos detectar de dónde provienen dichos hábitos, muy probablemente éstos puedan modificarse, de tal manera que no estemos ingiriendo calorías que no necesitemos. Datos del Dr. Benoit señalan que hoy día un hombre promedio consume alrededor de 955,570 kCal al año.

La ingesta puede ser un hábito de recompensa aprendido, asegura en su ponencia “La regulación central del consumo de alimentos y el peso corporal”, presentación inaugural de la Serie Científica 2013, que este año estará dedicada al cambio de conductas. En ella abordó también la forma en que estos hábitos (por ejemplo, la sensación de recibir o merecer una recompensa dulce después de un mal rato, o el hecho de que en comidas familiares se ingiera mas que cuándo se está solo), que parecieran inofensivos en la vida cotidiana, pueden tener una injerencia directa en el evidente aumento del índice de obesidad en la población actual.

De acuerdo con el Dr. Benoit, la relación entre hambre y saciedad no se había estudiado a niveles homoestáticos (la homoestátisis es la capacidad humana de regular nuestros múltiples sistemas corporales con el fin de mantenerlos estables). Es decir, apenas en la década de los setenta se descubrieron péptidos que tenían que ver con el proceso de saciedad. Fue hasta 1994 que se descubrió la leptina, proteína que le indica al cerebro que hay reservas calóricas suficientes para sobrevivir, por lo que es importante dejar de comer.

De acuerdo con el Dr. Benoit, la relación entre la comprensión del comportamiento de las hormonas y proteínas encargadas de regular la saciedad y la acumulación adiposa y la forma conductual con la que comemos, es un proceso que aún se encuentra en una fase primaria de estudio, pero sus resultados podrían ayudar a entender el problema de la obesidad en estas sociedades contemporáneas. Y podría generar una perspectiva en la que sería posible que adultos cambien sus hábitos alimenticios de tal forma que generen un balance energético saludable. Además de que en el caso de adultos padres de familia, estarían transmitiendo mensajes positivos a sus hijos respecto a balance energético saludable.