Influencia de Diversos Tipos de Nutrimentos en la Ingesta y el Balance Energético.

Viernes 17 de Agosto 01:00 pm

 

Dr. Hugo Antonio Laviada

Ver perfil >>

Dr. Hugo Antonio Laviada

Estudió en la Universidad Autónoma de Yucatán, México donde obtuvo su grado en Medicina. Después obtuvo una maestría en Ciencias Médicas de la Universidad de Sheffield.

Es miembro de la Sociedad Mexicana de Endocrinología y Nutrición y fue Presidente de la Sección Peninsular. También es miembro de la Sociedad Mexicana de Endocrinología Pediátrica, Coordinador Operativo del Consenso Nacional de Obesidad para la Fundación Mexicana de la Salud; miembro de la Asociación Norteamericana para el Estudio de la Obesidad (NAASO) y miembro de la Asociación Latinoamericana de Diabetes.

Fue Jefe del Departamento de Nutrición Humana y Desordenes Metabólicos de la Universidad autónoma de Yucatán y profesor de tiempo completo e investigador de dicha institución. También fungió como Senador de la República en representación de Yucatán y fue miembro de la Comisión de Salud del Senado.

Actualmente es profesor investigador de la Universidad Marista de Mérida. Funge también como responsable del programa ¡Nutre y mueve tu vida! en la parte de educación física y orientación alimentaria de la UADY FUNSALUD-AZUCORAZON.

Galería de imágenes

Dr. Hugo Antonio Laviada - Influencia de Diversos Tipos de Nutrimentos en la Ingesta y el Balance Energético

Dr. Hugo Antonio Laviada - Influencia de Diversos Tipos de Nutrimentos en la Ingesta y el Balance Energético

Dr. Hugo Antonio Laviada - Influencia de Diversos Tipos de Nutrimentos en la Ingesta y el Balance Energético

Conclusiones

“En el mundo real, las proporciones de las dietas no son reproducibles”, dijo el Dr. Hugo Antonio Laviada, profesor e investigador de la Universidad Marista de Mérida, en México, durante su ponencia “Influencia de diversos tipos de nutrimentos en la ingesta y balance energético”, en el marco del Simposio sobre Balance Energético de la Serie Científica Latinoamericana.

El investigador mexicano analizó distintos tipos de dietas y su eficiencia. Por ejemplo, citó un estudio donde experimentaron con dietas altas en proteínas en un grupo de personas durante 12 semanas, donde encontraron una ventaja en las dietas hipocalóricas, es decir, bajas en calorías. 

Sobre los azúcares, Laviada subrayó que: “el consumo de fructuosa puede ser beneficioso. De hecho, en términos de índice glucémico se demuestra un efecto positivo en relación del balance energético. Esos mismos estudios reportan que el incremento de carbohidratos, si no son ricos en lípidos, no nos va a generar diferencias significativas en términos de balance energético”. La doctora en química Susana Socolovsky  complementó: “Hay un consenso mundial de que una dieta balanceada y la fructuosa en porciones de 120 gramos de azúcar / 5 gramos de glucosa no se desencadenan efectos perjudiciales en el cuerpo”.

Al referirse a las dietas ricas en proteínas, y tomando en cuenta que tenemos un aporte de un entre 10% y 30% de proteínas en el total de nuestra ingesta alimenticia, Laviada dijo que: “sin ser un juicio determinante, y tomándola con discreción, una dieta que favorezca el consumo de proteínas por encima de los carbohidratos, podría tener ligeros efectos en una balance energético saludable, relacionado en una pérdida de peso”.


Preguntas y Respuestas

¿Quieres saber más?

No olvides ver nuestra entrevista exclusiva con el Dr. Laviada, bajar su presentación y consultar otros estudios de interés.

Ingrid Fiz: ¿Qué tipo de alimentos recomida ingerir antes y después de hacer ejercicio?

Poco antes de hacer ejercicio, se pueden consumir alimentos que contengan un poco de carbohidratos, por ejemplo, un pequeño vaso de jugo natural o cantidades pequeñas de fruta o una barrita de cereal. Después de hacer ejercicio se puede comer prácticamente de los tres grupos de alimentos, el chiste es tener una dieta balanceada. Ahora, depende mucho de la intensidad del ejercicio que se realizó. Hay ejercicios con un desgaste mayor en el corto plazo de ciertos músculos (por ejemplo, los corredores de velocidad), por lo que dependiendo del ejercicio se pueden privilegiar el consumo de ciertos grupos de alimentos.

Carolina Krause: ¿Recomienda ingerir carbohidratos durante todo el día o solo por la mañana?

Deben incluirse carbohidratos durante todo el día. Los carbohidratos, después de las proteínas, son los que tienen más poder de saciarte, particularmente los carbohidratos complejos como los cereales, pastas, arroz –en pequeñas cantidades.

Daniela Navarro: ¿Existen alimentos que nos ayuden a quemar grasa?

El efecto oxidante de las grasas se puede alcanzar con alimentos como el alcohol, por ejemplo, pero este tiene demasiadas desventajas. Si la dieta se encuentra balanceada y conseguimos un aporte calórico menor al gasto, el cuerpo va echar mano de la grasa acumulada en el tejido adiposo y vamos a quemar grasa –pero no por el efecto específico de un alimento. Veamos el caso del té: el té contiene catequinas y algunos estudios sugieren que estas catequinas aumentan la termogénesis, es decir, la disipación de energía. Pero esto es también controversial. La mayoría de los científicos coinciden que no existen balas mágicas. Lo que importa es incrementar el ejercicio y disminuir el aporte calórico, no importa tanto de donde vengan esas calorías.

Carlos Malagón: ¿Qué alimentos debemos eliminar completamente de la dieta?

Ninguno. En términos de macro nutrientes, como grasas, proteínas y carbohidratos, ninguno grupo de alimentos debe ser eliminado. Esto es tener una dieta balanceada. Lo que estamos revisando actualmente es si conviene poner un mayor énfasis en de dónde provienen la mayoría de las calorías de la dieta. El esquema tradicional, por ejemplo, propone entre 50-60% de carbohidratos, 15-20% de proteínas y grasas no más del 30%. Ahora, vemos en varios estudios que podemos incrementar el aporte de proteínas, siempre y cuando no descuidemos el aporte de los otros dos grupos.

Manuel Lozada: ¿Recomienda una dieta a base de proteínas y verduras únicamente?

No. La dieta que sea rica en proteínas deberá tener una composición adecuada en contenidos de grasas y de carbohidratos también, de manera que se cuide el posible exceso de grasa que pudiera haber sobre lípidos, colesterol y, sobre todo, colesterol malo. Si administro una dieta alta en proteínas, es correcto aportar vegetales, pero también tengo que proporcionar una cantidad razonable de carbohidratos para evitar la cetosis, por ejemplo –que es cuando se forman cetonas que se producen cuando este tipo de dietas se llevan al extremo, dietas ricas en proteínas, exceso de grasas y pocos carbohidratos. El consumo de verduras es recomendable y tampoco debemos castigar demasiado a los carbohidratos.