Estudios

Efectos de las tablas de información nutrimental sobre el comportamiento alimentario en estudiantes universitarios

El objetivo del presente estudio fue analizar el comportamiento alimentario de seis grupos de  estudiantes universitarios para evaluar el efecto de la información nutrimental sobre el consumo alimentario, atendiendo a su género y a su capacidad para discriminar entre variedades de alimentos. Los resultados mostraron que el consumo de alimento se modificó de distinta manera para cada grupo experimental en relación con su género y capacidad para interpretar las tablas de información nutrimental.

Fuente: Antonio López-Espinoza, Alma Gabriela Martínez Moreno, María del Carmen Barragán Carmona, Virginia Gabriela Aguilera Cervantes, Asucena Cárdenas Villalvazo, Carlos Alejandro Hidalgo Rasmussen, Ana Patricia Zepeda Salvador y Rocío Mancilla González. Centro

Efectos de las tablas de información nutrimental sobre el comportamiento alimentario en estudiantes universitarios

El objetivo del presente estudio fue analizar el comportamiento alimentario de seis grupos de  estudiantes universitarios para evaluar el efecto de la información nutrimental sobre el consumo alimentario, atendiendo a su género y a su capacidad para discriminar entre variedades de alimentos. Los resultados mostraron que el consumo de alimento se modificó de distinta manera para cada grupo experimental en relación con su género y capacidad para interpretar las tablas de información nutrimental.

Fuente: Antonio López-Espinoza, Alma Gabriela Martínez Moreno, María del Carmen Barragán Carmona, Virginia Gabriela Aguilera Cervantes, Asucena Cárdenas Villalvazo, Carlos Alejandro Hidalgo Rasmussen, Ana Patricia Zepeda Salvador y Rocío Mancilla González. Centro

Aim for a Healthy Weight

El mantenimiento de un peso sano tiene un impacto importante en la salud general del cuerpo humano. Estar en un rango de sobrepeso y/u obesidad,  podría aumentar el riesgo de desarrollar serios  problemas de salud,  que incluyen problema cardíacos, hipertensión, diabetes tipo 2, cálculos biliares, dificultad al respirar, y en algunos casos extremos, cierto tipos de cánceres. Este artículo incluye varias formas sencillas de calcular el riesgo de enfermedades cardiovasculares a partir de estatura y peso, sencillos métodos para disminuir ese riesgo.

Fuente: DHHS, AIM for a Healthy Weight, page 5. Available online: http://www.nhlbi.nih.gov/health/public/heart/obesity/aim_hwt.pdf

Comprender y abordar la epidemia de la obesidad: Un equilibrio energético Perspectiva

La intención de este trabajo es abordar la epidemia de la obesidad. Desde 1980 casi toda la población, independientemente de su peso inicial, está ganando peso. Esto ha llevado a una escalada de las tasas de obesidad, enfermedad que ya se considera un problema de salud pública. Esta epidemia se ha generado por un medio ambiente  donde el ser humano ve afectada tanto la ingesta como el gasto energético. La relación de nuevas formas de ingestas de kilocalorías con el nuevo sedentarismo humano, dan por resultado que el balance energético de la actualidad se esté inclinando del lado positivo, es decir, estamos ganando peso. Para revertir la epidemia de la obesidad habría que cambiar el rumbo del balance energético, llevarlo al lado negativo, donde se pierde peso. Para conseguir esta reversión, es importante considerar todos los factores que puedan estar interviniendo, como aspectos biológicos, comportamiento, entorno social, etc. 

Fuente: James O. Hill. Understanding and Addressing the Epidemic of Obesity: An Energy Balance Perspective. Endocrine Reviews, December 2006, 27(7):750–761

Efecto de un enfoque de intervención "Stepped-Care" sobre pérdida de peso en adultos

Es necesario implementar tratamientos capaces de reducir el peso de los pacientes pero sin rebotes. Al tratarse de una enfermedad relacionada con la imagen, es natural que se trate de curar la obesidad, en un primer momento, con dietas que demuestren efectividad rápidamente. Sin embargo, lo ideal es que las dietas para bajar de peso fueran un hábito en el estilo de vida de los pacientes: la implementación de dietas de más largo aliento podría significar una reducción de entre 8 y 10% del peso total en seis meses. Pero no todos los pacientes pueden ser constantes en su dieta.  La mayoría de los programas para perder peso suelen ser intensos al principio y después más complacientes. Este estudio propone nuevas formas de implementar dietas desde una óptica de pasos, que aunque lentos, pueden tener un impacto positivo y permanente en los pacientes.

Fuente: Jakicic JM, et al. Effect of a Stepped-Care Intervention Approach on Weight Loss in Adults: A Randomized Clinical Trial. JAMA, June 27, 2012—Vol 307, No. 24

Posición de la Asociación Dietética Americana: enfoque Total de la dieta a comunicar información sobre alimentos y nutrición

Según la Asociación Americana de Dietética (ADA por sus siglas en inglés), todos los alimentos pueden acoplarse a un estilo de alimentación saludable. Sin embargo, para que esto sea real, la ADA hace especial hincapié en lo que se conoce como Dieta Total: una dieta que incluya un amplio espectro de alimentos, en lugar de restringirlo a comidas de un grupo específico, aunque sean estos nutritivos.  Si este amplio espectro se consume con moderación,  en porciones adecuadas y combinados con una actividad física regular, prácticamente todos los alimentos pueden consumirse de manera saludable. Las políticas públicas que apoyan el enfoque de la Dieta Total incluyen guías alimenticias como la Reference Dietary Intakes, Food Guide Pyramid, Dietary Guidelines for Americans, Nutrition Labeling and Healthy People 2010. En una Dieta Total el valor de cada alimento deberá determinarse en conjunto.

Fuente: Nitzke S, Freeland-Graves J; Position of the American Dietetic Association: total diet approach to communicating food and nutrition information. American Dietetic Association.

Regulación del Balance energético y peso corporal por el cerebro: un sistema distribuido propensos a los trastornos

Un balance energético saludable tiene un alto acto impacto positivo en el proceso celular para la supervivencia y la reproducción. Aspectos como la cantidad de kilocalorías necesarias y la sensación de satisfacción que la ingesta genera, son regulados por las partes centrales y periféricas del cerebro mediante procesos conocidos como dominio de control. También se activan procesos hedonistas, que tienen que ver con una satisfacción del apetito. Con un mayor entendimiento de estos mecanismos, podrán acercarse a una comprensión que quizás alcance al campo de la psicología para, finalmente, crear tratamientos más precisos toda vez que se pueden determinar las causas de la obesidad. 

Fuente: Lucy F. Faulconbridge and Matthew R. Hayes. Regulation of Energy. Balance and Body Weight by the Brain: A Distributed System Prone to Disruption. Psychiatr Clin N Am 34 (2011) 733–745

Comparación de adelgazamiento dietas con diferentes composiciones de grasa, proteína y carbohidratos

Algunas dietas no reducen el consumo de kilocalorías, sino que acentúan la absorción de grasas, proteínas y carbohidratos; dicen que funcionan aludiendo que aceleran el metabolismo. Lo cierto es que hasta el día de hoy, no se ha podido establecer que una dieta que acentúe la absorción de grasas, proteínas y carbohidratos, tenga ventajas al momento de bajar de peso. En este estudio realizado por un grupo de investigadores del Departamento de Nutrición de la Escuela de Salud Pública de Harvard entre otras Instituciones, sometieron durante dos años a 811 personas con sobrepeso elegidas al azar a distintos tipos de dieta, cada una concentrada en un elemento en particular: grasa, proteínas o carbohidratos. Además, les dieron un número determinado de pantalones de distintas tallas para ir midiendo el rumbo de cada una de las dietas. Descubrieron entre otras cosas, que las dietas más efectivas son aquellas que reducen el consumo de kilocalorías, independientemente del grupo alimenticio de donde provengan, sean éstas grasas, proteínas o carbohidratos. 

Fuente: Sacks FM, et al. “Comparison of weight-loss diets with different compositions of fat, protein and carbohydrates. The New England Journal of Medicine. February 26, 2009

Control del apetito y el balance de energía en el mundo moderno: recompensa de repleción anula las señales cerebrales

En este estudio se explora la relación que la obesidad tiene con factores psicológicos derivados de cuestiones ambientales. Se sabe que el ambiente en grandes ciudades es determinante para entender la epidemia actual de obesidad (el sedentarismo es el factor del que más se habla al respecto), pero poco se ha dicho sobre la influencia que el ambiente de las grandes ciudades, sus estímulos y prisas, pueden tener en el cerebro y en las señales que éste manda al cuerpo, específicamente en las relacionadas con el hambre y la necesidad de ingesta. Al parecer, la leptina, hormona producida por los adipositos, sufre alteraciones con la sobreestimulación, generando una aparente necesidad de ingesta excesiva en las grandes ciudades.

Fuente: Zheng et al. Appetite control and energy balance regulation in the modern world: Reward-driven brain overrides repletion signals. Int J Obes (Lond). 2009 June; 33(Suppl 2): S8–13. doi:10.1038/ijo.2009.65.g

Balance de Energía y sus componentes: implicaciones para regular el peso corporal

Entender el balance energético es una herramienta fundamental para comprender los cambios en los hábitos alimenticios actuales, así como las causas y efectos de la epidemia de obesidad que hoy vivimos. El balance energético es un concepto relacionado íntimamente con los hábitos actuales de una persona y de una sociedad, pero también se puede trazar una suerte de “historia del balance energético” que nos ayuda a entender los procesos metabólicos, ambientales y sociales de nuestra obesidad. En este reporte, varios expertos en control de peso, metabolismo energético, actividad física y conducta revisan estudios publicados hasta hoy en un simposio, en mayo de 2011.

Fuente: Kevin D. Hall. Energy balance and its components: implications for body weight regulation. Am J Clin Nutr 2012;95:989–94.