Los Humanos y el Dulzor: ¿Por qué nos gustan las cosas dulces?

Miércoles 24 de Agosto 12:30 pm

 

Dr. Adam Drewnowski

Ver perfil >>

Dr. Adam Drewnowski

El Dr. Adam Drewnowski es el Director del Centro de Nutrición y Salud Pública de la Universidad de Washington en Seattle. También dirige el Programa de Ciencias de la Nutrición y el Centro de Investigación de la Obesidad en la misma universidad. Es profesor de epidemiología en la Escuela de Salud Pública y Miembro asociado del Centro de Investigación Oncológica Fred Hutchinson en Seattle.

Este año, el Dr. Drewnowski es profesor visitante en la Universidad Pierre et Marie Curie, Paris VI, en París, Francia. Dr. Drewnowski cursó sus estudios en el Balliol College de Oxford, en el Reino Unido y en la Universidad Rockefeller en Nueva York. Su trabajo se ha centrado en las preferencias sensoriales de grasa, azúcar y sal, y en la configuración en la selección de alimentos. Los estudios sobre la influencia de la economía sobre la conducta en la elección de alimentos, llevados a cabo en los EE.UU. y en Francia, se han ocupado de la relación entre la calidad de la dieta y el costo de la dieta.

El Estudio sobre Obesidad de la ciudad de Seattle se ocupa de la relación que existe entre la desigualdad social en las tasas de obesidad, combinando investigación a base de encuestas con  dispositivos de localización GPS y nuevos enfoques para el análisis espacial. El Dr. Drewnowski es el ganador del Premio Benjamin Delessert 2012 y es autor de más de 200 publicaciones en revistas científicas arbitradas. 

Conclusiones

El Dr. Adam Drewnowski, director del Centro de Obesidad de la Universidad de Washington, presentó en el Simposio Científico Latinoamericano pruebas contundentes de los beneficios de los edulcorantes no calóricos para mejorar la salud: “aquellos que consumen alimentos dietéticos, tienen mejores hábitos: estudios científicos demuestran que los edulcorantes no impulsan a la sobrecompensación alimentaria”.

En su conferencia “Los Humanos y el Dulzor: ¿Por qué nos gustan las cosas dulces?”, se pudo comprobar la relación evolutiva e innata entre los sabores y nuestra ingesta calórica. Desde el siglo XVII se ha creído que la comida con mejor sabor también es la más nutritiva. Incluso en pruebas más modernas, se comprobó que instintivamente preferimos sabores dulces, pues los agrios están ligados a comidas tóxicas.

Al hablar sobre la relación entre la obesidad y edad, Drewnowski declaró: “No existe concordancia entre el consumo de azúcares y obesidad: los niños son el grupo que más calorías consume; pero su porcentaje de obesidad es bajo. Lo interesante es que conforme avanza la edad, el consumo de azúcares disminuye, pero la obesidad aumenta”.

Tras años de investigación, Drewnowski también desmitifica otras sentencias hacia los edulcorantes. El primer estudio demuestra que no aumentan el apetito, pues ayudan a saciar el hambre entre comidas. El segundo y más importante, incluye los números arrojados al contabilizar calorías totales entre una dieta con edulcorantes, y otra sin su consumo: “la diferencia, además del menor número de grasas, es una conciencia hacia la salud y la prevención”.

Preguntas y Respuestas

Pregunta de la audiencia: ¿Qué opinas del consumo de grasa? ¿También esta relacionado con la obesidad?

En mi opinión, la obesidad está relacionada con el consumo de calorias de bajo costo: granos, grasas y azúcares añadidas, pero, creo también que la obesidad es un fenómeno socioeconómico y no debe ser relacionada con ninguna bebida o alimento.