Fisiología, Metabolismo y Uso de los Edulcorantes No Calóricos

Miércoles 24 de Agosto 03:45 pm

 

Dr. Hugo Antonio Laviada

Ver perfil >>

Dr. Hugo Antonio Laviada

Estudió en la Universidad Autónoma de Yucatán, México donde obtuvo su grado en Medicina. Después obtuvo una maestría en Ciencias Médicas de la Universidad de Sheffield.

Es miembro de la Sociedad Mexicana de Endocrinología y Nutrición y fue Presidente de la Sección Peninsular. También es miembro de la Sociedad Mexicana de Endocrinología Pediátrica, Coordinador Operativo del Consenso Nacional de Obesidad para la Fundación Mexicana de la Salud; miembro de la Asociación Norteamericana para el Estudio de la Obesidad (NAASO) y miembro de la Asociación Latinoamericana de Diabetes.

Fue Jefe del Departamento de Nutrición Humana y Desordenes Metabólicos de la Universidad autónoma de Yucatán y profesor de tiempo completo e investigador de dicha institución. También fungió como Senador de la República en representación de Yucatán y fue miembro de la Comisión de Salud del Senado.

Actualmente es profesor investigador de la Universidad Marista de Mérida. Funge también como responsable del programa ¡Nutre y mueve tu vida! en la parte de educación física y orientación alimentaria de la UADY FUNSALUD-AZUCORAZON.

Conclusiones

“No hay evidencias contundentes de que los edulcorantes no calóricos, provoquen cambios hormonales, ni tampoco otras enfermedades”. Con este argumento, el Dr. Hugo Laviada, de la Universidad Marista de Mérida, presenta su ponencia: “Fisiología, metabolismo y uso de los edulcorantes no calóricos”, durante el Simposio Científico Latinoamericano.

Para entender mejor a estas sustancias, dio una breve explicación de dónde y cómo surgen los rumores sobre sus propiedades: “son un grupo de sustancias de heterogénea composición química. Por tanto su metabolismo y efectos fisiológicos no deben generalizarse, es necesario revisar cada uno individualmente”.

Un claro ejemplo es el aspartame: un estudio indica que no muestra efectos adversos, subagudos, ni crónicos en los seres humanos. Se suele sobredimensionar sobre su toxicidad, pero no se habla de sus beneficios. Por otra parte no existe alguna asociación entre el consumo de acesulfame-K y la generación de cáncer en algún tejido, ni alteraciones metabólicas, del comportamiento, cambios en la capacidad de aprendizaje.

Estas pruebas son un aliciente para que los edulcorantes no calóricos se puedan utilizar como parte de un programa multidisciplinario en niños con sobrepeso y obesidad, ya que no tienen alguna relación con el incremento de peso a nivel demográfico (hay demasiados factores que causan la obesidad); también son satanizados por otras imperfecciones de los alimentos. “El consumo de cloro que se produce con la ingesta de alimentos adicionados de sucralosa es inferior al que se observa al tomar agua clorada (potable), lechuga, jitomate, champiñones, melón, crema de cacahuate y sal de mesa.”

“Claro que hay advertencias”, señala Laviada, “Los edulcorantes no calóricos son más benéficos cuando se usan para reemplazar el aporte de calorías de alimentos que contienen cantidades elevadas de sucrosa, y menos útiles cuando evitan en consumo de alimentos como leche, frutas y jugos de frutas”.

Preguntas y Respuestas

Pregunta de la audiencia: Los ENC que no se metabolizan, ¿implican modificaciones en el sistema digestivo?

No. Precisamente, como no se metabolizan, no generan efectos similares a los de los carbohidratos que sí se metabolizan, que sí fermentan y que tienen un mayor efecto osmótico que los ENC. Ello no quiere decir que sean totalmente inertes como sí lo son desde el punto de vista energético. Algunos de ellos pueden favorecer al menos in vitro cambios en algunos péptidos que se producen en el intestino, pero no se ha encontrado en el campo clínico o a nivel de biología humana que esto tenga una repercusión negativa o positiva.

Pregunta de la audiencia: ¿Qué tan riesgosa es realmente la concentración de metanol producida para un consumo alto de aspartame?

Aún el consumo de cantidades muy superiores a la ingesta diaria recomendada no representa incrementos significativos de metanol. Algunos alimentos de uso común y de origen natural como el jugo de uva o de tomate aportan una mayor cantidad de metanol que la producida por el metabolismo del aspartame. En todo caso, tanto en esos alimentos como en el consumo del aspartame, no existe evidencia en el ser humano ni hay un solo reporte de intoxicación por metanol asociada al consumo de ENC.

Pregunta de la audiencia: ¿Existe influencia del uso de ENC en el equilibrio de la flora bacteriana?

No afectan en absoluto a la flora bacteriana intestinal. En algunos ENC como el ciclamato las bacterias intestinales participan en el metabolismo de la molécula, sin representar esto riesgo alguno ni modificación de la flora bacteriana.

Pregunta de la audiencia: Cuando dice que se ha descartado la causa-efecto entre los ENC y alguna condición de salud, ¿eso implica que la sustancia es completamente segura?

Así es. Con la evidencia científica con la que contamos hoy y después del riguroso examen a los que han sido sometidos los ENC de uso aprobado, se puede afirmar lo anterior. Sin embargo, en la medida en que avanza la ciencia pueden conocerse efectos fisiológicos nuevos, como sucede en el caso de la producción de GLP1 por las células intestinales que, en todo caso, pudiera ser beneficioso. De la misma manera, se evalúa caso por caso las situaciones en donde se le han atribuido tal o cual efecto a algún edulcorante, siendo que hasta el momento la asociación entre alguna condición patológica y el uso de ENC ha llevado a la conclusión, hasta el momento, de que no hay una relación causa-efecto con tumores, enfermedades autoinmunes, deterioro intelectual, capacidad de concentración, ni ninguna otra

Pregunta de la audiencia: ¿Cuál es el efecto de la elevación de aminoácidos en plasma como resultado del metabolismo del aspartame?

El aspartame está constituido por un dipéptido conformado por fenilalanina y ácido aspártico. Una vez hidrolizada en el intestino, ambos aminoácidos circulan en el organismo y se incorporan a diferentes moléculas o son metabolizados. Sus concentraciones, las de sus metabolitos o las de las moléculas a las que se incorporan, no han mostrado modificación alguna a nivel cerebral ni de la conducta alimentaria, ni tampoco modificaciones metabólicas en tejidos periféricos.

Pregunta de la audiencia: ¿Hay estudios que analicen los efectos de la ingesta de ENC a largo plazo?

Se realiza una vigilancia a nivel poblacional y en los casos específicos en donde se ha reportado, sin comprobarse, alguna asociación con alguna entidad patológica. Si bien han resultado negativos, de manera continua se realizan revisiones. El uso de ENC es relativamente reciente y eso hace necesario continuar con dicha vigilancia, pero toda la evidencia apunta hacia su seguridad.

Pregunta de la audiencia: ¿Cómo es que los edulcorantes no alteran la producción de insulina, si son dulces y ante el dulce se estimula la producción de insulina?

La producción de insulina a nivel de la célula beta pancreática está mediada en condiciones fisiológicas, por las concentraciones de glucosa plasmática. Es decir, no es el dulzor lo que estimula la liberación de la insulina en los islotes del páncreas.

Pregunta de la audiencia: ¿A qué edad pueden empezar a consumir Edulcorantes No Calóricos los niños?

Excepto en el caso de los niños con fenilcetonuria, no existe contraindicación para que pudieran consumirlo los niños. Sin embargo, eso no implica una recomendación, sino más bien que, en caso de que pudieran ser prescritos dentro de un programa del tratamiento de la obesidad o la diabetes en niños, pudieran usarse como se han usado sin algún temor en relación a la seguridad de estas moléculas.

 

Pregunta de la audiencia: ¿Se recomienda el Aspartame para mujeres embarazadas y en etapa de lactancia?

Es recomendable en caso de embarazadas con diabetes o mujeres que requieran de restricción calórica durante la gestación. No existe impedimento alguno de que puedan consumirse en general por mujeres embarazadas.

Pregunta de la audiencia: ¿El gran problema actual de obesidad se podría disminuir con la igesta de Edulcorantes No Calóricos?

Definitivamente no. Pueden ser útiles en individuos en tratamiento por profesionales de la salud con programas estructurados de restricción calórica y sustitución de carbohidratos simples por ENC. El problema de la obesidad a nivel global implica la implementación de programas nacionales y locales que combatan el sedentarismo, que generen una orientación y educación alimentaria de más largo alcance y ninguna medida simple será suficiente para combatir un problema que por definición es complejo y multifactorial.

Pregunta de la audiencia: Antes y después de hacer ejercicio ¿Se recomienda consumir Edulcorantes No Calóricos?

Es indistinto su uso, excepto en el caso de sujetos con diabetes, en donde, por el contrario, se recomienda un bocadillo o una colación con aporte energético para evitar la hipoglucemia. Incluso en estos diabéticos, no se encuentran contraindicados si se acompañan de un aporte calórico obtenido de otros alimentos, si fuese necesario.

Pregunta de la audiencia: ¿Usted cree que la obesidad en México es un caso aislado? ¿O los demás paises seguirán el mismo comportamiento?

No es un caso aislado: la epidemia de obesidad es un fenómeno global derivado de la tendencia hacia la urbanización, cambios en el estilo de vida en donde destaca la inactividad física, y el incremento en el consumo de alimentos calóricamente más densos. En algunos países estos cambios han sido más abruptos y, por tanto, más notorios.